Blog de Españoles en el Exilio

Información, actualidad, testimonios y opiniones

Macarena-Vazquez-1.png

Macarrón de la Isla, una andaluza exiliada en Malta

Me llamo Macarena Vazquez Reyes, tengo 33 años y vivo en Malta. Soy extremeña pero desde los 18 años vivo en Sevilla y mi familia es de allí, así que me siento medio extremeña, medio andaluza.

799px-Valletta-from-fortmanoel

Estudie Historia del Arte en Sevilla, Francés en Francia y un curso de guía turístico y me he estado dedicando a eso durante más de 5 años, trabajando como guía por prácticamente toda Europa. Así que soy una persona que ha viajado, que está acostumbrada a los cambios y con experiencia a la hora de desenvolverme en sitios nuevos, además hablo inglés, lo que me facilita mucho poder salir de España.

Después de 5 años de guía, un buen día no me pude levantar de la cama. Después de nueve meses sufriendo dolores infernales y pruebas medicas que al principio se negaban  hacerme, me diagnosticaron una enfermedad de los huesos que se llama Espondilitis Anquilosante, para la que tengo un tratamiento, pero que me ha impedido seguir ejerciendo mi profesión.

El último verano que trabaje de guía fue el de 2009.

Viendo que se me acababa pegar tirones de maleta, decidí buscar en Sevilla un trabajo relacionado con el turismo, ya fuera en agencias, oficinas de reservas, recepción de hoteles… Pero nada. Las empresas estaban cerrando por la crisis y las oportunidades eran cero.

Entregue cientos de CV sin ni siquiera una entrevista…

Solo logre entrar a trabajar en una tiendita de una empresa de Telecomunicaciones y de ahí a una joyería en un centro comercial.

No estaba mal, la verdad, obviamente no es el sueño de nadie estudiar una carrera y hablar tres idiomas para acabar en una tienda… Pero no estaba mal. Lo malo vino cuando a los 9 meses de estar allí me dicen que me pasan a contrato de 20 horas porque no hay ventas.

Eso ya si era un problema, ya que era mitad de suelto pero querían que tuviera disponibilidad completa de horario, un abuso.

Casualmente mi marido, aparejador, no estaba pasando por uno de sus mejores momentos laborales. Su empresa, como todas las de construcción, se estaba viendo muy afectada por la crisis, estaban echando a compañeros y el iba a ser el siguiente en ir a la calle. Esto era en Agosto de 2011. Así que decidimos que había que hacer algo.

A mí no me daba miedo ir al extranjero porque lo conocía, y él tenía el gusanillo de irse fuera a vivir una experiencia nueva. Buscamos un sitio en el que se hablara ingles y que el clima no fuera terrible. Descartamos Inglaterra e Irlanda y nos decidimos por Malta.

Primero vinimos a echar un vistazo y, aunque con sus carencias, nos gusto. Y dimos el salto.

1024px-Malta-senglea-57

No nos costó encontrar trabajo, pero eso sí, precario al principio. Hasta los 5 meses de estar aquí no encontré un trabajo mejor, en una oficina incoming, de reservas. A él le costó algo más, porque de construcción tampoco hay nada, pero al final hemos logrado hacernos un hueco.

Yo me sigo dedicando al turismo,  aunque esta vez en oficina, y él ha tenido que diversificar y cambiar la construcción por el diseño y venta de muebles, pero estamos contentos.

Hemos logrado una estabilidad y una calidad de vida que en España se nos negaba.

Los sueldos son algo bajos (aunque los de España ya también), pero aquí la vivienda es mucho más económica, así que incluso nos da para pegarnos algún viajecito todos los años y además visitar a nuestra familia en España.

Los contratos son indefinidos, no está todos los días la sombra del desempleo rondando. Se puede uno hasta plantear formar una familia, cosa que en España nos era imposible ya que vivíamos en un apartamento diminuto y no teníamos ninguna estabilidad. Aunque eso creo que aun tardara.

Veo que el país tiene bastantes carencias en comparación con España. A veces tengo la sensación de haber viajado 30 años atrás en el tiempo. Son gente muy tradicional, religiosa, poco abierta a cambios. Las infraestructuras dejan mucho que desear en cosas como las carreteras, el alcantarillado, el alumbrado publico… Pero lo importante, que es la sanidad y la educación, no están nada mal, especialmente la sanidad, muy modernizada y con un trato exquisito.

Me gusta de Malta que casi no existe la delincuencia. Se puede salir a cenar, a tomarse unas copas, a una terraza… No como en otros lugares que eso cuesta un riñón. Aquí se puede hacer vida en la calle, como en Sevilla, lo que hace que no me haya costado nada adaptarme.

Lo que pero llevo es que no esta aquí mi familia, mis amigos , saber que mis abuelos son mayores y van a  faltar dentro de poco, que quizás los vea solo dos o tres veces mas…  Echo de menos salir de cervezas con ellos, tomarme una tapa en mi barrio. Echo muchísimos de menos la feria de Sevilla, La Romería de San Isidro de mi pueblo… Aquí las fiestas de los pueblos parecen sacadas de una película de Berlanga… madre mía!!!

Pero es lo que toca. Por ahora no hay posibilidad de volver. Y no es que no le de vueltas. Que me han pasado por la cabeza ya dos mil negocios y ocurrencias que montar en mi país cuando vuelva… Pero aun no es el día ni hay posibilidades.

Espero poder volver, a Sevilla o a Extremadura. Y espero que lo malo ya esté pasando. Es cierto que hasta que acaba uno de caer y comienza a levantarse se tarda mucho, pero soy optimista. Creo que somos un país fuerte. Los españoles hemos salido de otras peores. Estoy muy orgullosa de mi país y de su gente. No puedo decir lo mismo de los políticos.  A los que culpo de todo lo que ocurre.

Son gente malintencionada, que solo miran por ellos y por perpetuarse en el poder. No les importa traicionar a sus ideales ni al pueblo que los puso ahí. Pero la gente no parece darse cuenta.

En España la situación política de corrupción y compadreo no va a cambiar hasta que la gente no deje de votar según quien entro en su pueblo en la guerra civil y empiece a pensar por sí misma.

Hay que deshacerse de ese complejo español de los dos bandos que lo politiza absolutamente todo impidiendo a la gente pensar. Y unirnos a todos, porque al final todos tenemos los mismos intereses, que se ve que no son los de nuestros políticos.

Así que estoy optimista y confío  en que algún día pueda volver a casa. Mientras tanto, estoy apoyando el proyecto de película “Españoles en el Exilio” por que creo que es importante contar las historias reales de nuestra generación, la que está obligada a buscarse la vida fuera por culpa de la crisis. Se puede contribuir desde tan solo 10$ (7,4€) para hacer esta película una realidad. Se puede ver la campaña de Españoles en el Exilio en Indiegogo aquí.

Macarron de la Isla

Macarron de la Isla

Profesora y Departamento de Reservas at RBSM International Boarding School and Sprachcaffe Languages PLUS - Malta
Macarena Vazquez Reyes, Macarrón, extremeña nacida en 1980 afincada en Sevilla hasta que emigre a Malta en 2011. Licenciada en Historia del Arte y guía turística. Actualmente trabajo como language travel consultant y profesora de español. Tras años estudiando idiomas y viajando como guía por casi toda Europa una enfermedad crónica reumatológica me hizo “colgar” la maleta y me obligo a establecerme en Sevilla, esto fue en 2009. Después de muchos currículos lo único que logre fue trabajar en una tienda dentro de un centro comercial en el que había más jefes que indios, como en tantos sitios en nuestro país. Después de casi un año allí las condiciones se pusieron difíciles por una reducción. Momento en el que mi marido y yo, nos planteamos que algo había que hacer. Él, aparejador, también harto de ver la guadaña sobre su cabeza cada semana y consciente de que tenía los días contados, deseaba tener la experiencia de vivir y trabajar en el extranjero y vimos que este era el mejor momento. Así que buscando un país en el que se hablara inglés y que su clima no fuera frio, dimos a parar a Malta, pequeña isla en medio del mar Mediterráneo, con muchas carencias, anticuada y muy tradicional, pero con menos de un 7% de paro y en la que hemos conseguido una vida que en España se nos negaba. Desde el exilio en una isla, como ocurría hace siglo, voy a tratar de haceros llegar como vive un español el día a día fuera de su país y como ve lo que queda por venir.
Macarron de la Isla
Macarron de la IslaMacarrón de la Isla, una andaluza exiliada en Malta
Share this post

Join the conversation

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Related Posts