Blog de Españoles en el Exilio

Información, actualidad, testimonios y opiniones

KLTop5_TashaFrost_Feb2012_1.jpeg

Exilio en Malasia

Tras más de tres años viviendo fuera de España, concretamente en Malasia, y después de haber hablado con la cabeza de este proyecto, Rubén Hornillo, es la primera vez que acepto que soy un exiliado. En un principio se trataba de un viaje por el sudeste asiático para encontrarme a mi mismo y de paso cotejar posibilidades de trabajo fuera de España vista la situación allí. Echando un vistazo a los acontecimientos de mi vida durante los últimos 5 años me doy cuenta de que me fui de España pues no estaba feliz ni veia posibilidades de futuro laboral. En un principio y con algunos ahorros todo fue maravilloso, conocer gente de todo el mundo, viajar y alejarme de la depresión que azotaba mi pais durantae un año idílico. Pero le realidad de mi salida no fue otra que verme atrapado en un pais sin visas de mejora, enfermo económica y anímicamente. En los últimos meses el número de españoles que están llegando por esta zona es tremendo, cuando les veo al principio me recuerdan a mi mismo, todo es alegria y ojos inyectados en esperanza, la esperanza de encontrar algo por aquí que les permita vivir decentemente.

KLTop5_TashaFrost_Feb2012_1

La realidad es otra por esta zona. Conseguir trabajo, aclimatarse al entorno y a una cultura diferente y ser valorado como profesional no es un camino de rosas. Si uno viene con trabajo de España todo cambia, eres un expatriado con todas las de la ley y puedes vivir muy, muy bien. Dejadme que os explique como me ha ido a mi y como sigo en la lucha. He trabajado de lo mio (actor, director y acting coach) pero he tenido que dejarlo pues los salarios son mínimos en esta industria, me reciclé y trabajé para un par de empresas creando contenidos y haciéndome cargo de la parte creativa de sus proyectos. Pero siempre he trabajado en negro, sin contrato, teniendo que cruzar la frontera cada tres meses para no estar ilegalmente en el pais con los riesgos que ello conlleva. Aquí saben de nuestra situación y están empezando a tirar los sueldos por el suelo simplemente por que somos españoles, en las fronteras están empezando a poner trabas para dejarnos pasar si no tenemos billetes de vuelta a España o como mínimo a otro pais (esto si no has cruzado frontera muchas veces como yo y otros tantos). El otro dia hablaba con mi novia (ella es malaya) y me decía que lo mejor sería que me casase con ella para evitar problemas con inmigración, y de repente me di cuenta de que estoy en la misma situación que vivían hace años amigos mios que eran exiliados en España, cubanos, brasileños, africanos….

image_326983-taman-negara,-malaysia,-national-park,-pahang,-kelantan,-terengganu,-gunung-tahan,-mountain-climbing

Con 36 años, dos diplomaturas y experiencia profesional a nivel internacional, 4 idiomas y un bagaje que aquí tiene muy poca gente pues la profesionalidad europea está a años luz de la de aquí, me veo luchando y remando contra marea de nuevo, como cuando empezaba a estudiar hace tantísimos años en Madrid tras partir de Pontevedra.

El panorama para los exiliados aquí es complicado, he visto a muchos españoles llegar e irse en pocos meses pues no encontraron nada a lo que agarrarse, yo sigo intentándolo pero no se hasta cuando podré mantenerme en esta situación y pensar en tener que volver a España a casa de mis padres cuando salí de allí hace casi 20 años para labrarme una vida y un futuro es algo que no me hace gracia en absoluto, por mucho que les eche de menos y les quiera.

Al final será lo que tenga que ser, pero me pregunto qué hubiese sido de mi si mi pais no hubiese sido devastado y estafado de esta manera, si allí pudiese trabajar y hacer una vida decente, sin lujos pero acorde a mis estudios y mi experiencia laboral. No cambiaría nada de mi vida pues me ha hecho ser quien soy pero a veces, simplemente me pregunto…..

AdminExilio en Malasia
Share this post

Join the conversation

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.