La visión del cineasta

Exilio

Un término que no es aceptado, sobre todo por nuestros dirigentes, para explicar la situación actual de esta parte de la población. Pero, ante un horizonte laboral sin expectativas o con la precariedad como referente más inmediato, la emigración se impone como una alternativa casi forzosa, que bajo nuestro punto de vista, otorga legitimidad y consistencia al empleo del concepto de exilio para definir dicha realidad.

– Victor Marin Navarro | La Brújula del Tiempo

¿Por qué usamos la palabra 'exilio'?

La palabra ‘exilio’:

Según la RAE, el exilio es una “expatriación, generalmente por motivos políticos”. Lo cierto es que la mayoría de hispano parlantes asocian “motivos políticos” con “motivos ideológicos” a pesar de que la política cada vez tiene menos de ideología. Si bien es verdad que la primera de las 12 acepciones en la RAE para la palabra “política” se refiere a lo “perteneciente o relativo a la doctrina política”, la segunda acepción se refiere a lo “perteneciente o relativo a la actividad política”. Y aquí es donde queremos incidir.

En la mayoría de países, el ordenamiento jurídico considera a los políticos elegidos o nombrados como representantes del pueblo en el mantenimiento, la gestión y administración de los recursos públicos. Dicho ordenamiento establece que un político debe velar por el interés general de los ciudadanos y mantenerse dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no hacia sí mismo o los suyos. Sin ir más lejos, el preámbulo de la Constitución Española dice lo siguiente:

“La nación española proclama su voluntad de promover el progreso de la cultura y la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida”.

Por otra parte, el artículo 35 y otros hablan del mandato que reciben los poderes públicos para llevar a cabo una política de pleno empleo que evite las desigualdades. Es evidente que en España no ha sido así en los últimos años.

Yo y el equipo de Españoles en el Exilio creemos que la corrupción generalizada en la casta política, su falta de interés ante el clamor de la ciudadanía, que paradójicamente va unido al servilismo hacia la Troika y demás entidades del entramado financiero internacional, y la rigidez del sistema electoral español, están en la base de la problemática economía española y la emigración que ésta causa. Nadie se va del país por ser objeto de una persecución ideológica (por lo menos no tenemos constancia de ello), pero eso no significa que los motivos de la emigración no sean principalmente políticos.

Ruben Hornillo, Director de Españoles en el Exilio

No debiera arrancarse a la gente de su tierra o país, no a la fuerza.

La gente queda dolorida, la tierra queda dolorida.

Nacemos y nos cortan el cordón umbilical. Nos destierran y

nadie nos corta la memoria, la lengua, las calores. Tenemos que

aprender a vivir como el clavel del aire, propiamente del aire.

Soy una planta monstruosa. Mis raíces están a miles de

kilómetros de mí y no nos ata un tallo, nos separan dos mares

y un océano. El sol me mira cuando ellas respiran en la noche,

duelen de noche bajo el sol.

Juan Gelman | Roma 14-5-80

Admin¿Por qué usamos la palabra ‘exilio’?